Autor de Fotos de Aves

Inicio
Volver
Subir

Blog

Carles Pastor

18 Nov. 2016

Torcecuello

Anunciarse con Google

Aves esotéricas

Significado esotérico en los reinos de la naturaleza

Aves que empiezan por: A - B - C - E - F - G - H - J - L - M - O - P - R - T - U - Z

Tórtolas

Tortola común
Significado esotérico: El macho arrulla constantemente siempre a la misma hembra. En efecto, si desaparece uno de los dos miembros de la pareja de esta ave conocida por su fidelidad, el que permanece no se apareja nunca más. En el antiguo Egipto, a la tórtola se la representó en el símbolo jeroglífico bilítero que muestra al bailarín y al músico, o al hombre enamorado de las artes. Fue sobre todo un símbolo de pureza, fidelidad y virginidad.
Mitos y leyendas: Ya desde sus orígenes, la tórtola turca se ha visto como una maldición. De ahí le viene precisamente su nombre científico, decaocto, dieciocho, que es lo que machaconamente parece repetir en correcto griego hablado. Se cuenta en Grecia que cuando Jesucristo agonizaba en la cruz, un soldado romano se apiadó de él y quiso comprarle un cuenco de leche para aplacarle la sed. Una vieja vendedora le pedía 18 monedas, pero el centurión tan sólo tenía 17 monedas. No se avino a regatear y tan sólo repetía 18, 18. Jesús la maldijo por ello, convirtiéndola en esa tórtola que sólo sabe decir en griego: 18, 18, 18. Cuando se avenga a razones y diga 17 se convertirá de nuevo en ser humano. Pero si sube el precio y dice 19 significará que el Tucán fin del mundo está muy cerca.
Mundo onírico: Soñar con tórtolas usualmente predice una perfecta armonía entre esposos y, entre los solteros, este pájaro presagia halagadoras promesas que habrán de llevarse a cabo muy pronto.
Refranes: A la tórtola y al moral no los engaña el temporal.
Fichas ornitológicas de las tortolas: Tórtola común - Tórtola diamante - Tórtola plañidera - Tórtola turca

Tucán

Tucán
Mitos y leyendas: Cuenta la historia que en la selva amazónica vivía un pájaro carpintero que con su fuerte pico horadaba los troncos de los árboles con el fin de fabricar un refugio para sus polluelos. Trabajaba con afán cuando se acercó volando un bello tucán, con su hermoso plumaje y su penacho de colores en la cabeza. Al observar al pájaro carpintero, le propuso un trato: como su gran pico era incapaz de perforar las cortezas de los árboles, le ofrecía las plumas de su cresta, que alegrarían los colores tristes del carpintero, a cambio de que éste le construyera un hueco confortable. Así lo hicieron y desde entonces puede verse al pájaro carpintero trabajando sin cesar en los duros troncos, orgulloso de las plumas rojizas de su cabeza, mientras el tucán y los suyos se protegen en las oquedades de los árboles de los rigores del clima amazónico.
Refranes: Donde hay loro, no hay tucán.
Ficha ornitológica del tucán