Autor de Fotos de Aves

Inicio
Volver
Subir

Blog

Carles Pastor

9 Nov. 2016

Anunciarse con Google

Nutrientes por 100 g

Energía105kcal
Proteína9,8g
Carbohidrato5,2g
Azúcar4,9g
Grasa5,2g
Grasa Saturada1,2g
Grasa Monoinsat.2,1g
Grasa Poliinsat.1,3g
Colesterol61,8mg
Fibra0,9g
Sodio255mg
Potasio273mg

Albondigas con sepia

Recetas de cocina

Plato de la cocina catalana de la serie "Mar i muntanya", donde se combinan sabiamente los productos del Mediterráneo y los de la montaña y la huerta. Un suculento segundo plato pero con un índice calórico razonable. Sano y completo.

Características

Calificación: 3.5 ❤ de 27 opiniones
Tiempo de preparación: 30 minutos. Tiempo de cocción: 25 minutos
Cantidad obtenida: aprox. 4 porciones. Tamaño de la . porción: 250 gr
Calorías por porción: 253 Kcal. Grasas por porción: 13 g

Ingredientes

Carne de ternera picada: 300 g
Carne de cerdo picada: 100 g
Sepias pequeñas: 2
Cebollas rojas: 3
Ajo dientes: 3
Salsa de tomate: 150 g
Huevo grande: 1
Miga de pan: 50 g
Piñones crudos: 25 g
Harina: 1 cucharada
Leche baso: 1
Vino blanco: 250 ml
Aceite de oliva virgen extra
Perejil ramitas: 2
Sal común: al gusto
Pimienta negra molida: al gusto

Preparación

Desmenuzamos la miga de pan y la remojamos con la leche. En un cuenco mezclamos las carnes picadas, con el huevo, la miga bien escurrida, los piñones y la ramita de perejil finamente picada. Sal pimentamos al gusto. Con la mezcla hacemos las albóndigas al tamaño que más nos apetezca, enharinamos y las freímos en abundante aceite. Reservamos. Picamos la cebolla, el ajo y pochamos en un poco de aceite. Añadimos el vino y esperamos a que evapore el alcohol. Incorporamos el tomate y cocinamos durante unos minutos. Mientras tanto salteamos la sepia cortada a daditos. Incorporamos a la salsa las albóndigas y la sepia, dejamos cocinar hasta espesar la salsa a nuestro gusto a fuego lento. Servimos adornado con un poco de perejil fresco

Consejos

Yo lo completo con algunos mejillones sin cascara y unas colitas de gamba peladas. Si quieres darle un poco más de alegría añádele dos cayenas. Unos guisantes no desentonan en ningún caso. Que aproveche: